Visita Virtual

VISITA VIRTUAL  AL OSTEOPATA

Que servirá para que os hagáis una idea de lo que os podéis encontrar si visitáis uno, y para que los que ya lo habéis hecho sepáis que lo que os pasó en vuestra visita es lo habitual y no una broma de cámara oculta...

La consulta con un osteópata puede ser todo un descubrimiento (¡me ha hecho crack y he vuelto a girar el cuello!!) o una frustración enorme (ni me ha tocado donde me dolía) todo depende de tus experiencias anteriores y sobre todo de tus expectativas. En cuanto a expectativas te puedes esperar de todo menos milagros, esos  son en otro sitio.

Total, que llegamos a la consulta con nuestro dolor, pongamos que de tobillo. Es la primera visita por supuesto... y nunca hemos oído hablar del tratamiento osteopático

-En cuanto tomes asiento comenzará a hacerte preguntas. Pregunta y toma nota, vuelve a preguntar, vuelve a anotar... es probable que tengas la impresión de que realmente está haciendo un sudoku y ni te escucha, porque solo te pregunta de manera sistemática cosas que parecen totalmente irrelevantes para tu lesión de tobillo. Pues aunque no lo parezca (de eso se trata) además de anotándolo todo también estará mirando cual es tu ojo dominante, si tus clavículas son simétricas, cómo quitaste el abrigo, el aspecto de tu piel, tu postura al sentarte, etc (PRINCIPIO DE OBSERVACIÓN)

-Solo después de haberte preguntado hasta cómo fue tu parto, te pedirá que le enseñes ese montón de radiografías, resonancias, electromiogramas e informes que tantas ganas tenías de darle. Esto se debe a que solo en ese momento tiene los datos suficientes para interpretar toda esa información de manera correcta para tu caso concreto. (PRINCIPIO DE INDIVIDUALIDAD)

-La primera gran sorpresa será cuando te pida que te desnudes. Puedes intentar recordarle que solo te duele el tobillo y ya llevas pantalón corto... pero no te servirá de nada. El osteópata te va a mirar y tocar de arriba abajo y por eso necesita que te quedes en paños menores... no es nada personal. Así que si eres tímido procura no llevar ropa interior de tigre porque te la van a ver. (PRINCIPIO DE GLOBALIDAD).

-También te mirará como andas, como mueves el culo (literal), como levantas los brazos (no, no olvido que hablamos de una lesión de tobillo). Está viendo como se mueve tu cuerpo, pero eso solo es el principio. Es muy probable que te pida que te tumbes y te pase la mano por encima del cuerpo sin tocarte (evaluación manual termal), que ponga su mano en tu cabeza y te presione o que te ponga una mano en la cabeza y otra en el coxis (lo que viene siendo debajo del culo) mientras se queda parado con gesto concentrado. Sigue comprobando como se mueve tu cuerpo, solo que esta vez lo hace fijándose en movimientos menos evidentes o conocidos, el movimiento craneal, de las vísceras, de las fáscias, de las articulaciones, etc.... ni te imaginas la cantidad de movimientos que hay en tu cuerpo. (EL MOVIMIENTO ES VIDA).

Y llegó el momento del tratamiento en si...

-Después de que te haya preguntado de todo y te haya hecho algunas pruebas un tanto desconcertantes, como pedirte varias veces que te agaches hasta tocar las puntas de los pies (¿?), llegó el momento más impredecible de toda la visita. Comienza el tratamiento...

Y es que los tratamientos osteopáticos son tantos y tan variados que lo mismo puede ser que te apriete en puntos que duelen un montón, como que te ponga las manos debajo de la nuca y se dedique a dormitar mientras tú te preguntas en que momento empezará a roncar. O puede ser que en la primera sesión te estire como si fueras de goma y en la siguiente te toque como si te fueras a romper (no te valdrá de nada decirle que puede tirar más fuerte, lo único que hará será sonreír y decirte que la técnica es así de suave). También puede ser que vayas varias veces al mismo osteópata por la misma dolencia y que en cada una de las visitas el tratamiento sea totalmente diferente al anterior. Aunque pueda parecer que es porque tiene mala memoria y ya no se acuerda de lo que te hizo la última vez no es así, por lo general tienen una memoria excelente y la manía de apuntarlo todo. Lo que ocurre es que aunque tú seas el mismo de la primera visita y te siga doliendo el mismo tobillo tu cuerpo puede haber cambiado y lo que se necesita conseguir con cada tratamiento puede ser algo totalmente distinto. En cualquier caso todas estas técnicas tienen como finalidad reajustar tu cuerpo.

Normalmente durante el tratamiento tendrás que repetir las pruebas que te hizo al principio de la sesión, ya sabes, levantar los brazos, agacharte a tocar los pies, girar el cuerpo a derecha e

izquierda... nada que no hayamos hecho todos en clases de gimnasia. Lo hace para comprobar como responde tu cuerpo a la técnica osteopática que esté utilizando. (TESTAR, AJUSTAR Y RETESTAR)

- Puede ocurrir que durante el tratamiento te pregunte todo pensativo que era lo que te dolía. Ya se que empiezas a dudar de que no se haya tomado un café con gotas (de aguardiente) antes de la sesión, pero antes de que pierdas totalmente la confianza en tu desmemoriado osteópata intentaré explicarte como puede alguien intentar solucionar un dolor cuando ni siquiera recuerda donde se manifestaba.

La razón es que la osteopatía no trata dolores, la osteopatía intentar reequilibrar el cuerpo. Me explico, volvemos a tu tobillo...si al testar como te mueves ve que realmente lo que tienes es un problema en la movilidad de tu cadera que hace que el tobillo se fuerce para intentar compensar ese desequilibrio, el objetivo principal del tratamiento va a ser intentar reajustar tu cadera, y solo cuando crea que lo ha conseguido (testando, ajustando y retestando) volverá a preocuparse por lo que te dolía para intentar aliviar los síntomas. O lo que viene a ser lo mismo, el hecho de que te duela un tobillo no implica que el problema a resolver esté ahí. Por eso también te seguirá haciendo preguntas poco habituales, sobre tu dieta, tu trabajo, tu familia... no es que sea un cotilla (que también puede ser), está intentando saber por que tu cadera se mueve mal (debilidad en los gemelos, un intestino inflamado por una ligera intolerancia al gluten que bloquea el ilíaco, un golpe en el glúteo...) Por eso puede llegar a olvidarse de lo que te duele, porque está intentando centrarse en lo que realmente está desajustando tu cuerpo. (LESION PRIMARIA)

-Y llegó el momento que estabas esperando, el final de la consulta. Después de explicarte que es lo que te ha hecho, donde cree que puede estar el origen de tu dolor de tobillo y como espera que evolucione tu lesión, te dirá algo que acabará de descolocarte... "ahora le toca al cuerpo decidir como reacciona".

Y es que el osteópata no cura, sino que es el propio cuerpo el que tiene que encontrar el equilibrio en su funcionamiento y los técnicas osteopáticas solo intentan ayudar a que ese equilibrio se produzca. Por eso los cambios provocados por el tratamiento pueden, dependiendo de la respuesta de tu cuerpo, hacer que empeores durante un par de días antes de notar alguna mejoría o asimilarse perfectamente haciendo que salgas por la puerta bailando claqué sobre el tobillo que tanto te dolía.

Lo más habitual es que la reacción sea moderada e incluso en algunos casos es posible que notes que sigues teniendo las molestias de antes pero alguna mejoría en otra cosa que nunca hubieras asociado a lo que te llevó a la consulta, si volvemos a tu tobillo por ejemplo, puede que sigas sin poder usar tacones pero que subas las escaleras de tres en tres (tu tobillo sigue inflamado pero tu cadera se mueve bien) o que te siga doliendo como el primer día pero hagas mejor las digestiones (al reducir el consumo de gluten está mejorando el intestino y poco a poco va cediendo el bloqueo de la cadera que comprometía el tobillo con lo que todo irá mejorando progresivamente). En cualquier caso lo importante es que se produzca algún tipo de cambio, porque eso es lo que se pretende, mover, desbloquear y permitir que todo fluya de manera correcta, porque no lo olvidemos que EL MOVIMIENTO ES VIDA.

-P.D. Las consultas de osteopatía suelen acabar con una post-data. Y es que a falta de recetas siempre te vas a llevar una serie de recomendaciones, que además de ser más baratas tienen menos contraindicaciones. Las más "esperables" son que te mande hacer estiramientos, alguna serie de ejercicios o indicaciones sobre hábitos o posturas. Pero también es muy habitual que te haga recomendaciones sobre tu dieta, ya que para la osteopatía la nutrición es un factor fundamental. Así que no te sorprendas si vuelves a tu casa con la sugerencia de dejar los lácteos, hacer tai-chi por las mañanas o dormir sin almohada.